Ediciones
 
Jueves, 18 Agosto 2016

Por: Carolina Vegas

No hay teorías absolutas sobre lo que se debe hacer con los bebés a la hora de dormir. ¿Debe dormir solo en su cuna? ¿En la cama con los padres? ¿O dejarlo llorar hasta que se acostumbre a la soledad de su cuarto?

bebedormir web

 

“¿Y ya pasa la noche derecho?” es una de las primeras preguntas cuando alguien te ve con tu bebé. Si la respuesta es positiva quien interroga hace un gesto aprobatorio y da a entender a los padres que están haciendo una magnífica labor.

Si por el contrario es negativa la mirada cambia, el rictus de la boca también, y queda claro que esta persona no aprueba la labor que están haciendo la mamá y el papá. Preguntan por igual conocidos y desconocidos, pues tal parece que lo que ocurre en la cuna de un bebé no concierne a la privacidad del hogar. Todo lo contrario. Es el termómetro con el que se mide la capacidad de quienes crían.

En nuestra cultura este éxito se basa en qué tan rápido empezó el bebé a dormir 12 horas de corrido, qué tan pronto pasó a dormir en su propio cuarto y qué tan adaptable es a la ausencia de los padres.

La idea de que un niño consentido es un niño malcriado pulula en las mentes de muchos adultos hoy.

Mi respuesta a la temida pregunta es: “No”. No, mi hijo no duerme derecho. No, no lo hemos sacado del cuarto; es más, comienza la noche en su cuna y a las 11 pide a gritos que lo pasemos a nuestra cama y ahí amanecemos los tres. No, no lo he destetado y ya tiene un año. Cuando trato de leer la mente de quien hace las preguntas oigo: “¡Pero qué malos papás! ¡Quién sabe qué cosas terribles ocurren en esa casa! ¡Fijo dejan hacer al niño lo que le viene en gana!”.

Muchos me miran como si nombrara al mismísimo Belcebú. Algunos aseguran que de seguir así no podré sacar al niño de la cama marital antes de que entre a la universidad. Otros, incluyendo una muy amable neuropediatra, recomiendan el método Estivill, el autor del muy comprado Duérmete niño. Éste básicamente propone unas rutinas fijas, les dice a los papás que jamás deben meter al bebé en su cama y, lo más controversial de su método, que no se debe acudir al llanto del bebé cuando se le deja solo a la hora dormir. El día que la doctora me recomendó ese libro tomé la decisión de no regresar a su consulta, pues otros especialistas aseguran que dejar llorar a un bebé en soledad por largos periodos puede alterar sus mecanismos de reacción ante el miedo y la angustia, y obligarlo a liberar cantidades nocivas de cortisol y adrenalina innecesariamente.

 

El punto es que cada mamá y cada papá tienen el derecho a decidir qué es mejor para su hijo, y los demás no deben opinar.

 

 

Desde que nació Luca, mi esposo y yo tuvimos claro que dejar llorar a nuestro hijo, enseñarle que su llanto no servía para alertar a sus padres, no era un método que quisiéramos utilizar. Sí, obvio, llevamos un año sin dormir una noche completa nosotros tampoco. Pero la realidad es que tenemos claro que las necesidades de un bebé son tan básicas, tan sencillas de suplir, que no vamos a negarle consuelo desde pequeño.

Esa decisión es privada, es lo que funciona para nuestra familia. No es una teoría absoluta, no es una verdad revelada. Pero el punto es que cada mamá y cada papá tienen el derecho a decidir qué es mejor para su hijo, y los demás no deben opinar. Cuando llegamos al tema de la crianza, todos (hasta quienes no tienen hijos) se creen expertos y buscan esparcir su conocimiento sin haber sido invitados a participar. Hay que respetar los espacios de formación ajenos, porque al final lo que importa es que los niños crezcan rodeados de amor y seguridad.

Luca es un bebé feliz, llora poco y sabe que su llanto siempre llamará nuestra atención. Es un niño seguro, que se atreve a experimentar porque sabe que sus papás lo acompañan siempre. En algún momento saldrá de nuestra cama y de nuestro cuarto, pero esa decisión la tomaremos los tres en torno a la privacidad de nuestra cuna.

 

CIERRE2

0.0/5 Rating (0 votos)

 

  Lo nuevo

  • El tesoro del mar es el mar mismo El tesoro del mar es el mar mismo

    Desde antes de la Colonia la pesca ha sido el principal oficio de los habitantes de Taganga, al norte de Santa Marta. Estos hombres han heredado las artes del mar de sus antepasados, y se resisten a abandonar su tradición.

  • Finanzas de pareja Finanzas de pareja

    Según las estadísticas mundiales, el 60% de los divorcios en todo el planeta ocurren por temas de dinero. De ahí la importancia del buen manejo en pareja del tema financiero. Aquí cinco mandamientos para morirse de amor y no de resentimientos.

  • Estrés y bienestar: ¿Cuánto depende de nosotros? Estrés y bienestar: ¿Cuánto depende de nosotros?

    En el mundo de hoy no hay ambientes libres de estrés. Lo que conviene es aprender a reconocer las situaciones que lo generan y la manera en que reaccionamos, y a partir de ahí, gestionarlo. Esta nota propone unos primeros pasos.

  • Mascotas felices: reflejo de un amo responsable Mascotas felices: reflejo de un amo responsable

    Adoptar una mascota va más allá de escoger si se quiere un animal negro o con manchas. Hay que pensar en la responsabilidad que implica estar a cargo de un ser que siente y merece atención.

  • Mi diagnóstico: sida Mi diagnóstico: sida

    Raúl Esteban Valencia fue diagnosticado con sida hace diez años. Cuenta su historia con el ánimo de darle visibilidad a una condición que no tiene por qué ser estigmatizada.

banner seguir Facebook

banner seguir Twitter